Sábado 9 de Febrero

 

El silencio, a menudo, nos resulta ambivalente: nos atrae, pero a la vez, nos da cierto temor.

Vivimos con sobrecarga de estímulos, tareas, deberes, compromisos… y anhelamos momentos de paz y tranquilidad, ratos en los que la cabeza pare y podamos descansar.

Curiosamente, cuando tenemos oportunidad para vivir con más calma y silencio, suele surgir algo que nos distrae y volvemos a enredarnos en tareas, deberes y compromisos.

En Claves, oímos a menudo que pensar en estar un día en silencio produce inseguridad: ¿y si me canso? ¿y si me aburro? ¿y si me pongo peor y no puedo distraerme con nada?…

Reacciones así son habituales, pero cuando se experimenta qué bien se está en el silencio todas las dudas desaparecen.

¿Cómo es esta jornada de silencio y meditación?

Fundamentalmente, es muy libre. Puedes estar en silencio el tiempo que quieras, ya sea mucho tiempo ya sea poquito tiempo.

Nosotros vamos a hacer meditaciones guiadas, ejercicios y dinámicas, y tú puedes asistir a lo que quieras. A lo mejor asistes a la primera meditación y cuando llegue el tiempo de la segunda, te encuentras tan bien en tu propia compañía que te apetece seguir paseando; y descubres que quieres seguir así hasta la tarde. A lo mejor disfrutas asistiendo a todo lo que está programado porque te ayuda a centrarte más en los ratos que son de silencio…

Llevamos también libros por si te apetece leer; o quizás prefieres consultarnos alguna duda o contrastar algo que estás experimentando…

Es un día para ti, para que lo vivas como sientas que quieres vivirlo.

¿Dónde es esta jornada?

En Badajoz, en la Dehesilla de Calamón (a la altura de la Venta del Rocío, subir por esa avenida que es la 5ª y, al llegar a la calle 5ª, torcer a la derecha; la última parcela de esa calle, en el lado derecho, se llama Santa Clara y ahí te esperamos),  al aire libre… pero con casa para “refugiarnos” si el tiempo se vuelve inclemente.

¿Y la comida?

Cada asistente lleva su comida.

¿Cuál es el horario?

Llegada a las diez de la mañana. Terminamos a las seis de la tarde. Si quieres asistir y no tienes coche, nos lo dices y te llevamos.

¡Anímate a venir!

Merece la pena aprender a disfrutar del silencio.